Impulsos ventriculares prematuros (Extrasístoles ventriculares) (II)

La transmisión retrógrada desde el IVP hacia la aurícula es un fenómeno bastante frecuente que suele estar enmascarado por el QRS-ST-T ventricular. Según el momento del ciclo cardíaco en el que aparezca el IVP, podremos identificar una P retrógrada que sigue al QRS. Esta suele ser negativa en la cara inferior y positiva en V1.

Enferma de 70 años con HTA. Los IVP presentan una onda P retrógrada* (parece negativa en la cara inferior) en el segmento ST. A pesar de haberse activado las aurículas retrógradamente, la pausa compensatoria es en este caso completa. Esto se podría explicar porque la P retrograda coincide con el lugar donde debería registrarse la P sinusal (es decir, la activación auricular no se realiza antes y el ciclo se reinicia sin anticipación). Se puede dar otra explicación al saber que cuando el nódulo sinusal se despolariza a partir de una dirección no habitual, puede estar temporalmente deprimido o desarrollar un bloqueo SA de salida).
(*En este registro de superficie no se puede confirmar o descartar que esta P sea la suma entre la P sinusal y la P retrógrada)

Cuando se produzca una activación auricular retrógrada con la recuperación posterior del sistema de conducción AV, podremos registrar latidos recíprocos (eco ventricular ).

Enferma de 75 años con cardiopatía isquémica. El 2º y 3r IVP presentan una pausa compensatoria, mientras que el 1r IVP no la presenta y es seguido de un complejo QRS similar a los QRS de base que no muestra una onda P previa. Probablemente se ha producido una activación auricular retrógrada (la onda P está escondida dentro del ST-T) con la recuperación posterior del sistema de conducción AV y el registro de un latido recíproco.

Cuando el IVP activa de forma retrógrada la unión AV (y se queda allí, sin atravesar la) alargando el periodo refractario de la misma (conducción oculta), el intervalo PR del impulso postextrasistólico es más largo que el intervalo PR habitual (previo) del ritmo sinusal.
Esto sucede más en los casos con IVP interpolados, pudiendo observarse un acortamiento del intervalo R-R posterior al IVP interpolado.

Enfermo de 34 años sin cardiopatía estructural aparente. Presenta IVP trigeminados interpolados. El PR del impulso postextrasistólico presenta un alargamiento respecto al PR del impulso previo al extrasístole. Algún intervalo R-R posterior al latido interpolado (en V6 y el R-R del 4º y 5º latido de aVF) está acortado.


(Impulsos ventriculares prematuros I) anterior ---------- índice ---------- siguiente (Impulsos ventriculares prematuros III)